[Primeras Impresiones] Yashahime: Princess Half-Demon

Años después de la terminación de InuYasha surge Yashahime: Princess Half-Demon, un spin-off que nos traslada a un futuro no muy lejano y, como en la obra de antaño, plagado de viajes en el tiempo entre el Japón contemporáneo (también apodado “el otro mundo”) y la era feudal, de la que parte todo el trío principal: Towa y Setsuna, ambas hijas de Sesshomaru, y Moroha, descendencia de Inuyasha y, por supuesto, Kagome.

Yashahime primeras impresiones

En lo que habré mencionado varias veces que crecí viendo anime, InuYasha pudo ser el más significativo a la hora de lanzarme de lleno al medio del que hoy día me hallo escribiendo.

La serie original fue en su momento una muy importante para mí. Recuerdo ver cada vez que podía los capítulos que emitían por la televisión pública (¿Canal Sur 2, si no recuerdo mal?) y quedarme prendado con una estética que, hoy día, sigo prefiriendo a la usada posteriormente en Kanketsu-hen (El acto final) y, por supuesto, Hanyou no Yashahime: Sengoku Otogizoushi.

Pero anécdotas aparte, la recuerdo no como una de tantas obras de Rumiko Takahashi, de quien se suelen hablar maravillas, sino más como una serie “desvinculada” de su autora, una para la que apelo más a la nostalgia y no tanto a la maestría de quien es su creadora.

No en vano la propia Yashahime se aleja casi por completo del manga: no cuenta con una contraparte a su medio, hace del epílogo sin adaptar del manga de Takahashi uno con el que contextualizar y presentar a la nueva amenaza de la época feudal en lo que diversos guiños a la original vuelan. Porque un detalle muy cuco es el de que Setsuna y Moroha sean polos opuestos, ambos productos muy claros de Sesshomaru e Inuyasha que se cazan al vuelo para cualquiera que haya visto un mínimo de la obra de Rumiko, en lo que Towa, por circunstancias que destriparían los primeros compases, tiene un poco de la familia de ambos.

Yashahime primeras impresiones

Con todo ello, Hanyou no Yashahime es una serie con mucho que aportar para fans pero nada que ofrecer al resto del personal. Porque no hay excusa: la producción no es nada que a simple vista mejore mucho con respecto a la modestia que caracterizaba, a veces para mal, al anime del que parte. Y luego hay diálogos, momentos como el de Towa, adolescente "inadaptada" (por eso de que es una mujer pero pelea y viste con ropa estereotípicamente masculina) que entiende que el mundo es un asco y se rige por estereotipos de género binario, que tengo que condenar. Porque choca.  


Yashahime primeras impresiones

En pleno s. XXI choca que sigamos dándole semejante bombo, incluso en medios de comunicación y de entretenimiento, a la idea de que los estereotipos de género son una realidad a la que adherirnos: que una mujer no puede pegar, ni siquiera en defensa propia, porque eso la hace menos femenina. Que debemos limitar nuestro vestuario a lo socialmente aceptado. Que Towa, una chica que prefiere vestir por comodidad con ropajes comúnmente asociados al hombre y no tiene problema en intercambiar golpes con quien se pase de listo, no puede ser ella misma. Porque si no su hermana llora. Y entre educar en raciocinio e igualdad y reprimirse a uno mismo toca tirar por lo segundo y convertirlo en una especie de mantra para el que el sexismo hace acto de presencia: aflora la idea de que por ser mujer no se puede ejercer la violencia.


Yashahime primeras impresiones

Meteduras de pata aparte, vuelvo a lo dicho: Yashahime: Princess Half-Demon es una serie para entusiastas. Sobra decirlo, pero a diferencia de otras como la reciente The God of High School no veo nada que sobresalga y por lo que merezca la pena tragarse una historia que pueda no interesar o, según el caso, ni siquiera entenderse. La autora responsable de InuYasha tampoco se hace cargo del guión de esta nueva continuación (más allá, y de manera indirecta, del primer capítulo, que adapta el extra ideado para recaudar fondos por el terremoto y tsunami de Japón en 2011), y sin una impronta personal del todo clara Yashahime basa su valía en la nostalgia, la curiosidad por revivir y averiguar unos hechos de años después que podrían o no estar a la altura, pero a corto plazo (3 capítulos) se presentan como algo sólido y atrapante que planeo seguir y disfrutar.

Publicar un comentario

0 Comentarios