Escrito por : Aarón abril 02, 2017

Cabe avisar a todo el que se disponga a leer de que no hay demasiada estructura en lo que va a encontrarse ahora. Se trata de una opinión sobre la película, ni siquiera una reseña al uso, y contiene spoilers de media peli. Si la pereza o el ansia por ver a Kusanagi en la gran pantalla quitan las ganas de seguir leyendo a alguien, el resumen del tema es que la película ha sido asesinada por lo mismo de siempre. Por cambiar las escenas lentas por acción, por centrarse en el estilo sobre la sustancia como -nunca pensé que diría esto- Zack Snyder en mal y sin saber buscar lo simple, y por no entender cuál es el foco principal de la obra. Ghost in the Shell no ha podido ser salvada por sus valores de producción y los esfuerzos de sus diseñadores y reparto, porque estar sujeta a las reglas de Hollywood era su condena desde el principio. Aunque es entretenida, supongo, y ya iba bastante preparado para el resultado. Ahora, el texto de verdad.
Ghost in the Shell 2017

Cuando pienso en Ghost in the Shell como nombre, se me vienen a la cabeza muchas cosas. La imagen de un árbol de la vida agujereado por plomo, las nubes de dígitos y caracteres de la red, la creciente cercanía a la superficie del agua, la música que torna la ciencia en algo místico, y también preguntas. ¿Que hace real una vida? ¿Cuál es la línea entre máquina y ser vivo? ¿Puede mi conciencia ser un mero engaño? ¿Qué hace una máquina si no puede crear otra vida? ¿Qué tan necesario es el cuerpo físico? Todo eso, afecte al sentido que afecte, forma un todo mayor, y es el alma de Ghost in the Shell. Es sobre lo que yo soy y sobre las barreras que separan el individuo, y cuán único es realmente el hombre. O eso me repito ahora, mientras me pregunto en qué encontrarían Rupert Sanders y Jamie Moss dicho espíritu.

Ghost in the Shell 2017

Lo primero que nos da pistas es la introducción. Por supuesto, un canto coral acompaña a la secuencia de vídeo que trata de replicar, en un estilo quizá demasiado limpio, el nacimiento de un cíborg de la original, pero el problema no es ese. Está antes. Previa a la "creación" de la mayor, hay una secuencia de unos segundos que muestran un cuerpo -obviamente, el suyo-, siendo tratado por doctores o ingenieros muy estresados. "¡La perdemos!"

¿Es necesario que sepamos eso? No, y cambia el tono de la película completamente. Así, la primera faceta de Motoko -O Mira, como la han llamado en esta versión por motivos de guión- que llegamos a ver es la de alguien vulnerable. La misma tónica continúa después, mostrando la parte equivocada del lado "humano" del personaje. Las preguntas ya no son sobre identidad, existencia y humanidad, sino sobre "quién es el "malo" y "cuál es el pasado de la prota", al más puro estilo de cualquier otra película de acción y ciencia ficción moderna o un juego RPG. De las dos preguntas, se contesta una bastante pronto. Parece ser que el malo es Kuze, Hideo Kuze, que aparecía en the "The 2nd gig", y también es lo que voy a usar para meterme en el problema central de esta versión de GitS.

Ghost in the Shell 2017

"Ningún hombre busca el mal; solo lo confunde con la felicidad, el bien que busca"

Esa es una de las frases más citadas del Frankenstein de Mary Shelly, y es perfectamente aplicable a Kuze. Es un hombre vengativo, que sufrió a manos de los verdaderos antagonistas de la película y busca venganza por ello. Eso, y recuperar lo que en su momento tuvo. La propuesta, en si misma sería interesante, pues comparte además un pasado con la Kusanagi. Es funcional, pero no se le llega a dar suficiente juego como para que cree una impresión en nosotros, y ocupa un papel que nunca fue el suyo: Su proceder es el del Puppet Master de la película de 1995: hackea a otros, implanta falsos recuerdos, y demás. Aquí es donde empiezo a hablar del monstruo de Frankenstein en sí mismo, pues la película es, por encima de cualquier otra cosa, una metáfora perfecta para la criatura, una colección de escenas resultonas de todas las demás entregas de la franquicia. El salto con camuflaje, el camión de la basura, la pelea en el canal, la doctora fumadora con ojos mecanizados, los gynoids... Todo está ahí, y hablamos de escenas y diseños que sorprendieron a todo el mundo en su aparición y han sido recreados fielmente. Son, sin lugar a dudas, Ghost in the Shell, ¿no?

Ghost in the Shell 2017

Por supuesto, si uno ve cualquiera de ellas es inevitable que se acuerde de la franquicia, pero no aportan nada, y muchas veces están metidas en la película con calzador, como si en el estudio fueran conscientes de que no iban a apelar suficiente a los seguidores de siempre con su material y se vieran obligados a incluirlas a modo de fan service. Es recreación casi exacta, a veces, pero centrada solo en lo estilístico. Así, junto con la localización de escenas , el tono cambia constantemente y los personajes se mantienen inalterables, pasando fondo tras fondo por una galería de arte, en obras a las que no pertenecen. Y las tratan así, como personas que ven cuadros pintados por otras, y tratan de interpretarlos fielmente, pero de forma vacía, y confundiendo el tono y la intención. Entre cámaras lentas y luces parpadeantes, la trama se mueve en muchas direcciones distintas y trata de abarcar algo nuevo en cada una de ellas. Tanto es así, que a la hora de salir del cine, no sabía si había visto un drama policial, una origin story superheróica, Lucy, o una trama de venganza al estilo de Skyfall, y mi miedo principal era que la propia película no lo supiera tampoco.

Ghost in the Shell 2017

En su vuelo de un lado al otro del mundo, Ghost in the Shell olvida muchas cosas. Desaparecen las pausas y el interludio ambiental de mitad de película, y dejan hueco a más tiroteos y melodrama. Desaparece el opresivo cemento de Hong Kong, y llegan los hologramas, y una triste y colorida parodia del consumismo y el corporativismo. Desaparece la eficiencia de Kusanagi, y queda la espectacularidad de sus movimientos.

Desaparece el alma, y queda solo un cascarón.

Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Welcome to the SOS - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -